01.08.2013 |

Si Artigas hubiese tenido Twitter…

Baluga se graduó en Negocios Internacionales e Integración a la vez que las redes sociales alimentaban revoluciones en el mundo árabe y está convencido de que su emprendimiento, incubado en Socialab, puede facilitar que los ciudadanos marquen la agenda de los políticos.

Ramiro Baluga, gerente del sitio Elecciones 2014, ofreció un análisis acerca de cómo sería Uruguay si el prócer hubiera tenido acceso a las redes sociales y cómo las generaciones actuales podrían cambiar el país si tomasen conciencia del uso que se le puede dar a dichas herramientas.

En el cuarto día de la semana de Comunicación para el Desarrollo, jueves 1ro de agosto, se debatió el tema de la política y la participación ciudadana como punto elemental para poder mejorar el mundo en el que uno vive. “Política 2.0” es la tendencia del momento.

Cada vez más los representantes del gobierno tienen cuentas en las redes sociales, promueven programas políticos a través de internet y les importa la imagen web que tiene de ellos su electorado. Lo mismo ocurre con la sociedad civil, la cual se podría llegar a decir que gran porcentaje “vive” con y para las redes sociales. Pues, ¿qué mejor manera de mejorar el vínculo entre el gobierno y la sociedad que unir ambos públicos en un mismo lugar? Así nace la plataforma E14.com.uy, una red social que promueve la discusión, la iniciativa social y el accountability de los políticos.

Para explicar el porqué de la creación de dicha plataforma, Baluga evocó hechos históricos uruguayos y la realidad contemporánea que se vivió en la primavera árabe. Según él, Artigas comenzó a los 14 años a militar y fue un gran líder durante aproximadamente diez años de lucha. Comandó 3400 hombres y peleó en 8 ó 10 batallas que tuvieron trascendencia histórica, las cuales aún son recordadas desde primero de escuela a sexto de liceo, incluso en algunas facultades como la de Comunicación. Es decir, un hombre –caudillo- movilizó a menos de 4 mil hombres durante una década y “cambió” la estructura política oriental. Lo hizo sin internet, sin computadora, sin celular, sin teléfono y sin telégrafo. Cartas y hombres galopando a caballo de un punto geográfico al otro fueron las grandes herramientas de comunicación.

Por otro lado, Wael Ghonim logró en mucho menos tiempo algo más impactante. Wael creó la página en Facebook “Yo soy Khaled Saeed” y obtuvo más de 1000 seguidores en el primer día. ¿Quién es Khaled Saeed? Un joven empresario y activista egipcio que murió asesinado a golpes por dos agentes de policía en 2010 y su muerte provocó numerosas protestas en contra de la tortura y el sistema, debido a que su hermano publicó  una foto de su cadáver. Wael convocó a una manifestación en la Plaza de Tahrir, mediante las redes sociales, y al tercer día había 3 millones de personas protestando. El gobierno decidió cerrar su página en Facebook y al quinto día había 5 millones de personas unidas por la manifestación. Al cabo de 18 días, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, dimitió de su cargo y llamaron a “Democracia Representativa”, a causa de la gran presión social que se gestó en menos de 20 días. Este “héroe” egipcio lo hizo gracias a internet, la computadora, el celular, el teléfono y las miles de plataformas que se derivan de estas herramientas de comunicación.

Entonces, ¿qué sería de Uruguay si Artigas, Lavalleja, Rivera, Oribe y demás hubiesen podido utilizar internet para dirigir el cambio? O más intrigante aún, ¿qué sería del pueblo oriental y los gauchos si hubiesen tenido Facebook y Twitter para comunicarse? La respuesta puede evocar numerosas anécdotas fantasiosas, pero hoy por hoy se puede hacer de esto una realidad. Todo depende de la voluntad personal. Baluga habló del concepto “ignorancia política” como fuente de los peores problemas que ocurren en el planeta. El promedio de la gente sabe más sobre jugadores de fútbol, cantantes anglosajones y supermodelos que de los diputados y senadores que gobiernan su propio país. A pocos les importa. Y, acorde a lo expresado por el joven emprendedor: “La culpa es de todos. Pero la buena noticia es que se puede cambiar”. Una de las posibles soluciones es Elecciones 14, un espacio donde no importa el partido político que uno apoye, sino promover proyectos democráticos que mejoren la sociedad en su conjunto; pretende empoderar la sociedad civil. Caminos hay muchos y uno de ellos puede ser el que uno impulse en E14.

Para saber más de la red social, visita Gobernemos.com.

Por Carolina Sosa

“La culpa es de todos. Pero la buena noticia es que se puede cambiar”, dijo Ramiro Baluga con respecto a los problemas que acontecen en nuestra sociedad.