20.12.2019 |

Proyecto final de Comunicación Corporativa: un nuevo enfoque

Estudiantes de FCOM trabajaron para su tesis de grado en una propuesta de Comunicación para Central Lanera Uruguaya

Los estudiantes de Facultad de Comunicación (FCOM) que cursaron en 2019 su último año de carrera y optaron por el área de Comunicación Corporativa, Publicidad y Marketing, fueron la primera generación en trabajar en un proyecto final con un nuevo desafío: el desarrollo de un plan de comunicación para un cliente exigente y en el que, además de un proceso de investigación y el desarrollo de un plan de acción, tuvieron que producir material para su propuesta.

El 19 de diciembre, Patricia Berenguer, Valentina Canzobre, Federico Casarino, Emanuel Díaz, Belén Echegoyen, Magdalena Esponda, Julieta García, Abril Juárez, Federica Nolla, Agustina Rodríguez, Bettiana Romano y Pía Salvo presentaron su tesis de grado —“Tejiendo lazos entre la comunicación y el negocio”— frente al tribunal compuesto por Diego Saavedra, Patricia Schroeder y Elena Spagnuolo, familiares y amigos.

Marita Costa, coordinadora del área de Comunicación Corporativa, Publicidad y Marketing, explicó que esta tesis requiere aplicar todos los conocimientos adquiridos durante la carrera a un caso real, “con la presión propia de estar trabajando para un cliente de la misma forma que se hace en el ejercicio de la profesión”. “El cliente puede ser una empresa, una institución o una organización de la sociedad civil, pero el énfasis está en que tenga desafíos y objetivos cuantificables donde incida la gestión de comunicación”, dijo.

Los alumnos desarrollan el trabajo en dos etapas durante un año. "La primera se dedica a la inmersión en la temática y contexto del cliente, investigando en profundidad para hacer un diagnóstico que, sumado al briefing del cliente, sirvan de insumos para proponer una estrategia de comunicación. Validados los lineamientos generales pasan a desarrollar las respectivas soluciones creativas y el plan de acción, con la correspondiente administración de recursos y bocetado de piezas”, agregó.

Los estudiantes trabajaron para Central Lanera Uruguaya, lo que implicó “un gran desafío” por el gran tamaño y los años de trayectoria de la organización. También por ser una cooperativa de segundo grado, es decir, que nuclea a otras cooperativas, y por estar en un contexto B2B (business to business).

Costa aseguró que con este nuevo formato lograron los objetivos propuestos: que los alumnos lleven a la práctica lo aprendido, apliquen un variado marco teórico, ejerciten el análisis crítico, tomen decisiones y ejerciten sus habilidades para producir piezas y para gestionar un proyecto integral. Agregó que adquirieron muchas habilidades blandas necesarias para el desarrollo de la profesión: el trabajo en equipo, la complementariedad de talentos, la organización de tareas, la itinerantica de liderazgos y la gestión de recursos.