24.07.2019 |

Seis semanas de producción audiovisual en California

La estudiante de Comunicación Belén Papa obtuvo una beca y viajó a EEUU para una pasantía de trabajo en la productora de Chapman University

Se acercaba el momento de terminar el liceo y Belén Papa dudaba sobre qué carrera elegir en la universidad. Había escogido el bachillerato de Economía porque le parecía el más general de todos. Al año siguiente, se fue a un programa de Working Holiday en Australia. Trabajó como moza, en venta puerta a puerta y como cajera. Regresó a Uruguay y empezó a preparar el Certificate of Proficiency in English, más conocido como “el Prof”, y consiguió trabajo en una farmacia. Un año después, empezó Relaciones Internacionales, pero no era lo suyo. Se acercó a la UM para pedir una beca para estudiar Comunicación. «Conseguí una beca y dije: “Vamos a arrancar, a ver qué pasa”. Y me encantó».

A medida que transcurrían las clases empezó a ver que le gustaba el área de Comunicación Estratégica y pensó perfilarse para ese lado. Sin embargo, en octubre de 2017, se inscribió con varios compañeros de clase al 48 hour film project, un programa —con una versión local en varios países— en el que los participantes deben filmar un cortometraje en un fin de semana. Ocupó el rol de productora ejecutiva y descubrió que le encantaba. Luego, al momento de comenzar a elegir materias en 3º, se inscribió en Producción Audiovisual. “Me acuerdo decir durante los primeros años de carrera que, si había algo que no iba a hacer, era Audiovisual. Mis amigas se siguen riendo hasta ahora”, contó.

A finales del año pasado, recibió un correo electrónico de la Facultad de Comunicación (FCOM), dirigido a todos los estudiantes de 3º y 4º, que invitaba a postularse a un programa en Chapman University con una beca de esa universidad. A través de este plan, varios estudiantes de FCOM han viajado a California para unas semanas de práctica audiovisual. Se postuló con pocas expectativas porque pensó que era más probable que seleccionaran a un estudiante de 4º. Sin embargo, le llegó una respuesta confirmando su aplicación. “No lo podía creer”, dijo. Voló a Estados Unidos durante el verano uruguayo y vivió en California durante un mes y medio.

Chapman tiene una productora audiovisual que realiza videos para las facultades y departamentos de la Universidad. Belén trabajó como asistente del productor. En pocas semanas, se sumergió en el mundo audiovisual. Fue a reuniones con los clientes, en donde participó de charlas creativas, ocupó distintos roles en los rodajes y editó. Destacó el trato con las personas que conoció y el estilo de vida de la universidad. Entre otros, nombró a una chica que conoció que estaba terminando la carrera de actriz e iría a buscar trabajo a Los Ángeles y a un colega que había trabajado en Fox. Además, al igual que sucede en la UM, a través del buddy program una estudiante la acompañó durante su estadía. 

Los rodajes eran variados: eventos de la universidad, videos para pedir donaciones, material audiovisual para las pantallas del edificio de Admisiones, presentación del nuevo edificio que compró la universidad para alojamiento de los estudiantes. Un día, llamaron a una graduada que se dedica a un trabajo similar al de Marie Kondo, la japonesa que enseña a ordenar y organizar habitaciones de la casa en Netflix. Fueron al dormitorio de uno de los estudiantes y filmaron todo el proceso para ordenarlo, con la idea de generar un video que sirviera a los demás alumnos para sus habitaciones.

Al regresar a la UM, empezó el último año de carrera y, entre otras cosas, la tesis. Participó del seminario intensivo sobre Narrativas transmedia. La profesora fue Teresa Bosch, quien, durante una entrevista para una nota de la Universidad, explicó que este recurso se caracteriza por el diseño de un universo que se expande a través de diferentes historias, complementarias entre sí, que son contadas a través de distintos medios y buscan interactuar con la audiencia. La generación de Belén será pionera en trabajar con esta modalidad para su proyecto final. La estudiante de FCOM aseguró que después de la pasantía en Champman volvió “con todas las ganas” para encarar esta etapa. Es la productora transmedia de la tesis, junto a Germán Arévalo, y también la productora creativa para uno de los cortometrajes que están desarrollando para el proyecto.

Sobre planes a futuro, piensa que luego de recibirse le gustaría trabajar en una productora audiovisual, para ganar experiencia, y luego aplicar a una beca para seguir formándose en producción. Sobre la formación en varias áreas de la Comunicación durante la carrera, agradece todas las asignaturas de Comunicación Escrita, porque, aunque piensa que escribir no es su fuerte, es fundamental para cualquier perfil. Opinó que el rumbo que eligió no está lejos de su primer encanto por la Comunicación Estratégica: “El rol que me gusta dentro de Audiovisual —producción— tiene pila de eso, de gestión de todo: desde personas hasta lo económico. Tiene una parte de negocio y otra más creativa. Es una linda combinación”.