24.10.2018 |

Sanguinetti asistió a un encuentro con estudiantes de Comunicación

El expresidente participó de una clase de la profesora Belén Amadeo y conversó con alumnos sobre el rol de la comunicación en política

El expresidente Julio María Sanguinetti visitó la Universidad de Montevideo (UM) y asistió a un encuentro con estudiantes de las asignaturas Comunicación Política y Sistemas Políticos, a cargo de la profesora Belén Amadeo. Los alumnos —que, como anunció la profesora al comenzar la clase, nacieron durante el segundo período del exmandatario— escucharon atentos las palabras del invitado, quien habló sobre el desarrollo de la comunicación y la prensa en política y contestó luego a las preguntas de sus oyentes.

Sanguinetti comenzó hablándoles sobre el rol de los medios en la vida política del país y les contó sobre su participación en el periodismo. “El mayor cambio es que antes en política era más importante, en términos relativos, la publicidad que la comunicación. Hoy creo que es al revés”, afirmó. Luego, desarrolló las ventajas de cada medio de comunicación para la transmisión de distintos aspectos de la realidad política, por ejemplo, opinó que la radio es el mejor de ellos para explicar una ley en profundidad.

Aseguró que todos los medios se retroalimentan y que hoy los diarios en papel son los que siguen “construyendo la agenda” de la opinión pública. A raíz de su reciente Facebook Live y el eco que tuvo por su relato sobre el día en que conoció a su esposa y su relación con sus mascotas, explicó que hoy existe una personalización de los políticos, en el sentido en que los medios muchas veces se centran más en sus vidas y personalidades que en las ideas de su partido o sector.

A continuación, los estudiantes de Facultad de Comunicación le hicieron preguntas. En la conversación salieron muchos temas: su primera presidencia luego del retorno de la democracia, el sistema de partidos de Brasil y la vigencia del voto obligatorio en Uruguay, entre otros. Entre sus respuestas, afirmó que cuando fue presidente por primera vez encontró “una cultura democrática que no había sido herida” y también les dio un consejo a los futuros comunicadores: “Nunca hablen enojados. Cada vez que me enojé, perdí”.